sábado, 5 de mayo de 2018

10 años después de Mediodía en TV.


Poster para la empresa Artex y su colección de Verano
con presentadores de Mediodía en TV
Por Abel Álvarez

Algunas personas me preguntan cómo llegué a Mediodía en TV de la Televisión Cubana, pues es algo que recuerdo con mucha alegría y a veces con nostalgia, mentiría si dijera que no.  

Fue en el 2004. Yo trabajaba en Radio Taíno, en el programa De mañana me localizan de la División de Publicidad y Propaganda de la Televisión Cubana (TVC), en aquel entonces la dirigía Joel Ortega, me pidieron que fuera el conductor principal de la segunda temporada del proyecto Verano en TV.

Recuerdo que se hizo una reunión con la mayoría del equipo de trabajo y hubo una lluvia de ideas que después se vieron reflejadas en las transmisiones. Una de esas ideas fue buscar cuatro locutores para que fueran la imagen corporativa de cada canal nacional y dieran a conocer sus programaciones diarias. Estos presentadores en ese inicio fueron Dahymy Crespo, Yumié Rodríguez, Niro de la Rua y Laritza Camacho, que tiempo después fue sustituida por Amelia Flores. Así fue como el verano de 2004 (julio y agosto), salió al aire Verano en TV. Realmente esa edición del proyecto superó las expectativas de todos nosotros, y me atrevo a decir que hasta de los propios directivos de la Televisión. En solo dos meses se convirtió en uno de los programas más populares del país, y con el también yo. Ambos recibimos la primera nominación al Premio de la Popularidad de la Televisión en Cuba.

Después de ese éxito al llegar septiembre el programa tenía que salir del aire, ya que era solo por el verano, y es entonces cuando se reincorpora a la programación habitual Te veré hoy, que heredó a los cuatro locutores de las carteleras. A mi me propusieron compartir con Lianet Pérez la conducción de este programa, pero no tenía sentido por media hora que tener dos conductores, más los cuatro de las carteleras. Y dije que no, de hecho recuerdo bien que dije que ese era el espacio de ella.

ENTRE EL MEDIODÍA Y DE LA GRAN ESCENA.

Después de esto, continué en Radio Taíno con De Mañana, al que siempre prioricé, pero enseguida me llamó José Ramón Artigas para conducir junto a María Victoria Gil el programa De la gran escena; estuve un año completo, hasta que volvió a llegar el verano de 2005. Ahí fue cuando tuve que dejar  De la gran escena, pues entre la radio y otra vez el Mediodía, no tenía el tiempo para hacerlo y Artigas decide que no debo continuar en el programa, fue una decisión justa. De hecho ellos tuvieron una deferencia conmigo de cambiar el horario de grabación para que me diera tiempo terminar en la radio a las 11:30 am y a partir de ahí grabar todos los lunes. Pero cuando llegó el verano ya fue imposible congeniar los horarios. Fue una muy buena experiencia. Nunca había trabajado con alguien que tuviera una memoria tan prodigiosa como María Victoria (Vicky). 

VERANO 2005

Abel Álvarez en Mediodía en TV
Con el verano vuelvo a otra versión de Verano en TV, que sería la tercera y la segunda para mi. Fue complejo, porque después de un año me volví a reencontrar con el equipo y hubo que reajustar todo otra vez. También fue otra temporada que la gente agradeció mucho; intentamos no repetir a los invitados que habían estado el año anterior y era un reto grande pues había que tener presente los espacios que la televisión tenía al aire para la selección de éstos y eso te limitaba un poco.

Después de dos meses al aire terminamos la temporada en el estudio 10 de la televisión, un estudio que está reservado solo para los programas musicales. Por suerte pudimos hacer un programa de una hora y media con todos los invitados que habían estado con nosotros y público televidente, nos costó convencer a muchos de que podíamos hacerlo. Tuvimos que llamar a los bomberos por cuestiones de seguridad para poder tener a más de 90 personas en el estudio, contando al equipo técnico, pues de lo contrario, no se podría convocar al público. 

Fue muy especial: tuvimos música en vivo con Manolito Simonet y su Trabuco, Isaac Delgado y su difunta mamá Lina Ramírez, actriz, cantante y bailarina del Teatro Musical de La Habana, recuerdo que él me pidió traerla y yo le dije que por supuesto, fue un regalo para todos. Además hicimos concursos con el público, presentamos las carteleras de los cuatro canales nacionales y más. La escenografía que usamos fue la del programa El Expreso que dirigía Gloria Torres y lo conducía Jorgito Martínez, él también estuvo invitado. Explico esto porque era muy pretencioso en aquella época para el programa del Mediodía que, habitualmente, no tenía ni ese tiempo al aire y mucho menos el espacio en estudio para hacer todo lo que nos propusimos. Fue muy gratificante, era otro paso más de logros para nuestro equipo y el programa. Ya después de ese éxito, fue más fácil solicitar espacios, tiempo aire y nuevos retos. Porque no siempre fue fácil hacer.

MEDIODÍA EN TV LLEGA A LA TELEVISIÓN

Cuando quedaban uno días para que terminara el verano (2005), nos llaman al director del programa Luis Feliz y a a mi a la oficina de Carlos Rojas, director de la División de Publicidad y Propaganda de la TVC y nos proponen seguir al aire, de hecho nos dice: Si no eres tu será otro, pues los que están ya no regresan. Son palabras que no se me olvidan porque yo estaba dudoso, pues había gente que se tendrían que ir y no es una posición cómoda, además era la segunda vez que me proponían quedarme en el programa dos directivos diferentes y al Carlos ser tan categórico esta vez pues, con el apoyo de Luis Feliz que estuvo también de acuerdo, nos quedamos. Y es cuando se decide que sería un proyecto diferente a Te veré hoy y el cual tendría otro nombre. Ahí es cuando cambian a casi todo el equipo de realización, por cuestiones que yo aquí no voy a develar, claro está, y no me toca a mi decirlas. Es así como nace el 5 de septiembre de 2005 Mediodía en TV, tres meses después el programa es elegido por el público como el más popular de Cuba,  yo recibo el Premio del conductor de televisión más popular de la isla. 

LO QUE HIZO MEDIODÍA EN TV DIFERENTE.

Darle cobertura a todos los eventos que el Instituto Cubano de Radio y Televisión tuviera durante el año, Festivales de la Radio y TV, concursos de los programas, y estar al tanto de las actividades culturales de las cuales nos pudiéramos hacer eco, sin tener que sacrificar el tiempo dedicado a los anuncios de la TV.

Se viajó por todo el país. Iniciamos celebrando el quinto aniversario de TV Avileña, en Ciego de Ávila. Con esto comenzamos a mostrar mucha de la producción televisiva fuera de La Habana. Además estos realizadores me apoyaron enviándonos imágenes de muchos eventos de carácter nacional que se realizaban en sus provincias y que comentamos en Mediodía en TV. La verdad que sin el apoyo de los equipos en las provincias hubiera sido imposible. Gracias a eso en los años siguientes muchos de los programas que solo se veían en las televisoras locales se proyectaron a nivel nacional en la programación de verano, fue un descubrimiento no solo para los televidentes, sino también para los directivos de la televisión. 

Hicimos la primera transmisión de un espacio íntegro de la televisión nacional desde un telecentro municipal. El canal Azul de Puerto Padre, en Las Tunas, era sede del Festival Nacional de Telecentros de ese año y desde allí hicimos Mediodía en TV. Hubo que hacer un despliegue de tecnología, pues estos canales municipales no tenían su señal conectada a la red nacional. Con la colaboración de Tele Turquino, de Santiago de Cuba y Tunas Visión lo hicimos. Fue algo histórico. 


Apoyamos a los premios Lucas de Orlando Cruzata, el Festival Cuerda Viva de Ana Rabassa, -relación que venía desde antes, pues yo también fui conductor de ese programa, sustituyendo a su presentador habitual Roberto San Martín por algunos meses-, el premio de la popularidad de la Televisión Cubana en el programa Entre tú y yo, de Sonia Castro. También celebramos los 39 años de Tele Rebelde y la TV en Santiago de Cuba e hicimos la serie Camino a los 40, que ellos producían en Santiago entrevistando a los fundadores. 

Logramos coordinar con la División de Dramatizados que dirigía Magda González Grau, tener  presentaciones en el programa del destacado escritor cubano Francisco López Sancha desde los jardines de la Union de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) quien hacía análisis semanales en el regreso a la pantalla de los Teatros en Televisión (Teatro ICRT). 

EVENTOS EN LOS QUE ESTUVO MEDIODIA EN TV

Festival de Teatro de Camagüey, Festival Internacional de Coros, Matamoros Son,  Antonio Lloga In memoriam, Festival Nacional de la Radio, todos en Santiago de Cuba; Romerías de Mayo, Fiesta de la Cultura Iberoamericana y Festival Internacional del Cine Pobre de Humberto Solás, en Gibara, Holguín y Arte en la Rampa, en La Habana, donde hicimos una transmisión en el cierre del verano 2007, en el pabellón Cuba.

SIN SABORES DETRAS DE MEDIODÍA EN TV 


Abel Álvarez en Mediodía en TV
Quizás si hubo alguno, fue al principio del proyecto, cuando mucha gente creyó que yo tenía el poder de decidir quien se quedaba y quien continuaba a esa hora al aire en la televisión, lo cual no es cierto. Y creo que hasta hoy lo siguen creyendo. 

Que algunos no comprendieran la importancia de la publicidad dentro de la propia televisión. Nos costó trabajo, pero logramos que lo entendieran e hicieran uso de Mediodía en TV para el beneficio de los televidentes. Hicimos que los realizadores de la televisión confiaran en nuestra manera de hacer y comenzamos a ganar seguidores dentro de la propia Televisión. Por eso creo Mediodía en TV me ha dado más satisfacciones que sinsabores. 

La gente hizo suyo el espacio y me dejó entrar en sus casas, a sus trabajos, en las escuelas; aun hoy después de 10 años sin salir en la televisión en Cuba cuando voy de visita me siguen recibiendo con cariño, desde que entro por el aeropuerto escucho frases como: Desde que te fuiste ya no veo el Mediodía, y muchas otras. Cuando he ido a Miami igual, en Los Ángeles donde vivo, increíblemente los pocos cubanos que hay y me ven en Noticias 62 de EstrellaTV, donde trabajo, me lo hacen saber y recuerdan "el programa de Abelito". Yo no tenía Facebook y a medida que me van encontrando me envían mensajes, privados o en público, alegrándose de verme continuar en la TV, y ese es el premio más importante para un artista.